Ondas de choque, la solución más avanzada para la disfunción eréctil

Blog

Ondas de choque, la solución más avanzada para la disfunción eréctil

| 27 marzo, 2018 | Blog, Urología

El 8% de los hombres mayores de 40 años padecen disfunción eréctil. La tasa se eleva hasta el 40% para los mayores de 60. Hasta ahora, el tratamiento más utilizado para combatir este problema eran los fármacos orales. Estos medicamentos ayudan puntualmente, pero no resuelven el problema de fondo. La aplicación terapéutica de ondas de choque viene a generar un importante avance médico en el tratamiento de la disfunción eréctil. Las ondas de choque estimulan la creación de nuevos vasos sanguíneos, corrigiendo la patología en su origen. Mejoran el flujo sanguíneo del pene y, por tanto, la erección.

La aplicación de ondas de choque para la disfunción eréctil es un procedimiento sencillo. En términos medios, el tratamiento se estructura en 4 sesiones de 15 minutos. No es necesaria la anestesia, pues no provoca dolor. Los resultados son satisfactorios en un 80% de los casos, consiguiendo la resolución completa de la disfunción eréctil o una mejoría significativa. Esto significa que se podrá prescindir de fármacos o disminuir la dosis necesaria. En casos severos, las ondas de choque pueden conseguir que pacientes que no respondían a los fármacos pasen a hacerlo.

El tratamiento de la disfunción eréctil con ondas de choque es una terapia recomendada en las guías clínicas europeas desde 2013 y que comenzó a aplicarse en algunas de las principales clínicas del mundo en 2010. Clínicas Gaias, que tiene en su apuesta por contar con las últimas tecnologías médicas ampliamente contrastadas uno de los pilares de su filosofía de trabajo, se convierte en la primera organización sanitaria en poner esta terapia a disposición de la población en Galicia.

Tecnología contrastada

La responsable de Urología de Clínicas Gaias en Santiago de Compostela, la doctora Melissa Cortegoso, explica que “las ondas de choque lineales son una tecnología nueva en Galicia, pero muy contrastada científicamente y que ya está implantada en muchos países”. La doctora, también profesora de cirugía laparoscópica en el prestigioso IRCAD de Estrasburgo, en Francia, señala que esta terapia “está indicada en los casos de disfunción eréctil de causa vascular, por ejemplo pacientes con diabetes, hipertensión, obesidad, sedentarismo, fumadores, es decir, la gran mayoría de los casos”.

Las ondas de choque son utilizadas desde hace años en otro tipo de tratamientos. Resultan habituales en fisioterapia para aliviar molestias musculotendinosas por calcificaciones o tendinitis. En 2010 se publicaron los primeros estudios sobre su eficacia en la disfunción eréctil y desde entonces múltiples autores han demostrado su eficacia. El equipo disponible en Clinicas Gaias es el más avanzado del mercado, y la diferencia la marca su aplicador lineal. El radio de acción de las ondas es mucho mayor, resultando en una mayor eficiencia de la energía transmitida a los cuerpos cavernosos del pene. Según la doctora, “la mayoría de los pacientes que tienen una disfunción leve-moderada consiguen una gran mejoría y pasan a no necesitar el uso de fármacos”.

TERAPIA EN CUATRO SESIONES

La aplicación de las ondas se realiza en cuatro sesiones de 15 minutos. Un mes después, el paciente ya nota los resultados del tratamiento. “Las ondas estimulan la creación de nuevos vasos sanguíneos y potencian la relajación del endotelio vascular, aumentando así el flujo sanguíneo en el tejido eréctil”, explica Melissa Cortegoso. Normalmente, los beneficios del tratamiento se mantienen durante dos años, y se puede volver a aplicar cuando sea necesario.

Esta terapia no tiene efectos adversos y solamente está contraindicado en caso de tumores de pene y alteraciones de la coagulación. Es fundamental una consulta previa, diagnosticar la causa de la disfunción y realizar una buena indicación del tratamiento. Así mismo, los beneficios son máximos cuando la aplicación la realiza directamente el especialista, tal y como se lleva a cabo en clínicas Gaias.

¿Cómo cuantificamos los resultados? Para medir el grado de disfunción eréctil se emplean cuestionarios validados. Uno de los más utilizados es el IIEF-5 (International Index of Erectile Function), según el cual una persona totalmente sana tendría entre 22 y 25 puntos. Por debajo de 21 puntos, se considera que hay cierto grado de disfunción. Diferentes estudios estiman una mejoría entre 7 y 9 puntos con las ondas de choque. En los casos más severos, aquellos en los que no hacen efecto los fármacos, el tratamiento ha demostrado un también una posible efectividad, consiguiendo que los pacientes sean respondedores.

print

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies